Blogia
Crónicas navarras de Fernando José Vaquero Oroquieta

El libro "La ruta del odio"

Pequeño balance del libro “La ruta del odio”

Pequeño balance del libro “La ruta del odio”

En el día de San Francisco Javier, 3 de diciembre de 2012, patrón de Navarra, nuestra patria chica, “La ruta del odio” ha superado las 5.000 visitas en su ficha de la web de Editorial SEPHA.

Este nuevo récord en la web de la editorial del infatigable y valiente Gonzalo Sichar, coincide con la noticia de que la edición del libro, salvo unas decenas de ejemplares camino de Argentina, se ha agotado. En breve, por otra parte, estará disponible como e-book.

A la valiente decisión del editor de lanzar el libro -decisión nada fácil, más en tiempos de crisis económica y editorial, y tratándose de un volumen de más de 400 páginas- le sucedió una pequeña campaña de difusión consistente en 5 presentaciones públicas en 4 ciudades (Pamplona, Zaragoza, Madrid, Palencia), 3 entrevistas en canales autonómicos de televisión, otras tantas entrevistas en radios nacionales y locales, una veintena de reseñas en medios digitales y escritos, varias entrevistas en medios escritos y digitales… Y un par de polémicas: desde Gara, que enmarcó el libro en un serial de “investigación”, ejemplo clásico y demencial de conspiranoia; y diversas declaraciones procedentes de las presentaciones públicas difundidas ampliamente en You Tube y numerosos blogs de amplio espectro ideológico y temático.

La vida de los libros es, como vemos, imprevisible y bastante más larga de lo que se presenta inicialmente. Una experiencia enriquecedora, en todo caso.

Hasta aquí hemos llegado, satisfechos con este balance y agradecidos al editor, a los lectores, críticos, libreros, investigadores, y todos los amigos que nos han honrado con su apoyo.

Con todo, en esta aventura hemos echado de menos a algunos amigos periodistas y de ambientes religiosos de lo que, ingenuamente, esperábamos mejor y más amplia recepción a este esfuerzo nacido, en buena medida, desde unas raíces religiosas compartidas. Pero allá cada uno con su conciencia y sus razones. No pasa nada.

Muchas gracias a todos.

http://www.editorialsepha.com/n/len/0/prd/367/la-ruta-del-odio

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Luis David Bernaldo de Quirós Arias reseña “La ruta del odio” en “Patria y Unidad”

Luis David Bernaldo de Quirós Arias reseña “La ruta del odio” en “Patria y Unidad”

Así se intitula el libro de Fernando José Vaquero Oroquieta, Editorial SEPHA Edición y Diseño, SL, 2011, 429 páginas.

Magnífico libro que estudia el fenómeno terrorista tal cuál es, y no como hacen ciertos historieteros y “analistas” que, desde sus respectivos puntos de vista, preñados de ideologías totalitarias políticas y religiosas, justifican y disculpan el terrorismo.

Lo primero que destacaríamos del libro de Vaquero Oroquieta es que no existe en toda la obra ni el más mínimo odio hacia nadie. Simplemente nos cuenta que el terrorismo es una triste realidad, y que probablemente se le pueda derrotar.

Dicho esto, vamos a ver lo que el autor dice en esta obra. Así, en las páginas 30 y 31, se lee:

“Es en el siglo XIX cuando el terrorismo alcanza su carta de naturaleza de la mano de nacionalistas, anarquistas y populistas. Ya en el siglo XX, este fenómeno se consolida al servicio del marxismo-leninismo, principalmente, sirviéndose de las enseñanzas obtenidas de experimentos terroristas anteriores: el secreto, la organización militar estanca y jerarquizada, y el factor sorpresa. En su constante evolución y crecimiento, se ha adaptado a nuevos contextos y tecnologías, tentando a numerosas organizaciones de ideología muy distinta: secesionistas radicales, nazis, extremistas religiosos . . . Así, partiendo inicialmente de una elaboración ideológica que pretendía ser racional, por marxista, el terrorismo también ha sido apropiado por una cosmovisión aparentemente irracional y pseudorreligiosa; siendo el yihadismo su máximo exponente actual”.

Más adelante nos narra Vaquero  Oroquieta lo absurdo y contradictorio que resulta considerar al terrorismo como un sucedáneo de la religión. Así, en la página 49, dice:

“Además, toda religión enseña que hay que pedir la ayuda de Dios, pues cada empresa individual o colectiva sitúan la hombre en su verdadera naturaleza: la dependencia de Dios. Para el terrorismo, por el contrario y al igual que muchas corrientes filosóficas hoy dominantes, el hombre lo puede todo. Sin embargo, la realidad desmiente semejante optimismo. Así, el siglo XX, marcado por diversas experiencias políticas expresamente ejecutadas contra la religión, ha sufrido las mayores convulsiones y masacres que jamás la humanidad padeció, y de mano de ideologías totalitarias y utópicas: el comunismo y el nazismo, principalmente”.

 

El odio de los terroristas tiene su origen en lo que dictan, “razonan” y exponen sus líderes. Es decir, la ruta del odio, por parafrasear el título del libro, queda bien delimitada en cuanto a su origen, aunque después el recorrido sean el terror, el horror y la sangre.


En la página 102, se puede leer:


“Florencio Domínguez, en su libro Dentro de Eta. La vida diaria de los terroristas, reproduce un fragmento de la carta colectiva redactada por las compañeras y esposas de seis presos del GRAPO que, junto a otros,  abandonaron la organización, juzgándolos muy duramente: ‘Está claro que esos elementos ya no tienen nada que ver con los hombres que nosotras conocimos y quisimos. La cárcel les ha vencido, les ha humillado,  les ha destruido hasta límites deplorables; la lucha se ha convertido para ellos en una enorme losa; la revolución les parece una utopía tan inalcanzable como el reino de los cielos; el Partido es para ellos como la Inquisición y la disciplina revolucionaria se les antoja tan insoportable como la propia clase que representan [ . . . ] ¿Qué tipo de sentimientos podemos albergar hacia unos contrarrevolucionarios [ . . .]. Y ante esto no hay amor, afecto o sentimiento que pueda situarse por encima de nuestras convicciones y de nuestros principios, no se puede ser un revolucionario y amar a un contrarrevolucionario’. ¿Fanatismo político/terrorista o puro sectarismo?”.


También nos narra Vaquero Oroquieta el silencio que se trata de imponer, y se impuso durante muchos años, de las protestas y reivindicaciones de las víctimas del terrorismo. Así, en la página 168, se lee:


“¿A qué se debía esa inhumana ambigüedad cuando no verdadera y expresa justificación, de los actos terroristas? Tal vez lo fuera como efecto de las simpatías sectarias derivadas de la afinidad ideológica existente entre las muy diversas izquierdas. Un tema tabú, no obstante, que muy pocos se han atrevido a abordar.


Costó años en invertir esa auténtica perversión social. Y fueron los supervivientes de los atentados y sus familiares quienes lideraron – ante la indiferencia de los poderes públicos y buena parte de la sociedad -  ese movimiento reparador. Irene Villa, Cristina Cuesta, Maite Pagazaurtundua, Ana Iríbar, Natividad Rodríguez, Teresa Jiménez-Becerril y tantas otras mujeres y hombres, dieron forma a un verdadero movimiento social en el que la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) jugó un papel vanguardista y precursor. Otras diversas asociaciones civiles, como el Foro Ermua, por su parte, contribuyeron poderosamente a situar en el centro de gravedad del debate social a las víctimas”.

 

En el capítulo VII, intitulado “Antecedentes e historia”, página 179, Vaquero Oroquieta nos habla de la historia del terrorismo que, según expertos en el tema, parece que los antecedentes más remotos se remontan a la secta de los “asesinos”. También nos dice el autor que la palabra “asesino” procedería del árabe hashashin, que significa fumador de hachís.


En la página 236, dentro del capítulo VIII “Islam y terrorismo”, se lee:


“A partir de las escuelas reformistas, plurales y en ocasiones sin una autoridad central, han surgido otras más extremistas que radicalizan su discurso con otros ingredientes: el Islam es víctima de una conspiración judía y cristiana y Occidente es enemigo declarado del Islam: un gobierno musulmán es legítimo en tanto aplique estrictamente la sharia; cristianos y judíos son considerados infieles, no pueblos del Libro; todos los que se resisten al Islam, ya sean musulmanes o no, son enemigos de Dios y merecen ser castigados con rigor”.


Posteriormente, en las páginas 272 y 277, se habla del terrorismo español de ETA y GRAPO, grupos que actuaban “compartiendo ambos algunos presupuestos ideológicos y estratégicos derivados de la teoría y práctica marxista-leninistas en su versión maoísta”.


Como medicina contra el terrorismo, nos dice Vaquero Oroquieta en la página 354:


“La sociedad civil tiene que hacer oír su voz cuando sufre cualquier tipo de agresión, y debe participar en política a través de los cauces legales establecidos. Por ello, si es objeto de acciones terroristas, debe movilizarse, en primer lugar y en todo caso, apoyando a sus víctimas: acompañándolas, reconociendo su dolor, facilitando su inserción social y homenajeándolas; teniéndolas siempre presentes, y escuchándolas. La sociedad civil nunca puede dar la espalda a unas víctimas que todo lo dieron, poniendo rostros concretos al dolor causado por los terroristas utópicos”.


Y terminamos con lo que el autor nos dice en la página 390:


“Pero, como conclusión final – y tratando de no caer en paralizantes catastrofismos y alarmismos suscitados por el temor al posible acceso de los terroristas a armas de destrucción masiva – insistiremos en que sólo es posible un camino para las sociedades modernas retadas por el terrorismo. Que no es otro que el marcado por una lucha sin desmayo contra todas sus formas, con una decidida voluntad de victoria desde valores firmes,  con la esperanza en un posible cambio personal de los terroristas suscitado por encuentros rehumanizadores, siempre apoyado en los recursos lícitos del estado de derecho y los imprescindibles instrumentos de la cooperación internacional. Para derrotar al terrorismo, para desterrar al odio. Amén”.


Luis David Bernaldo de Quirós Arias

 

http://patriayunidad.blogspot.com.es/

http://librosbdeqar.blogspot.com.es/

“La ruta del odio” ha superado las 4.000 visitas en su ficha de la web de Editorial SEPHA

“La ruta del odio” ha superado las 4.000 visitas en su ficha de la web de Editorial SEPHA

Todo un récord en la web de la editorial del infatigable y valiente Gonzalo Sichar.

Un éxito que hay que agradecer a lectores, libreros, investigadores y todos los amigos que nos han honrado con su apoyo.

Muchas gracias a todos.

http://www.editorialsepha.com/n/len/0/prd/367/la-ruta-del-odio

Las claves del terrorismo. Reseña de Pío Moa de La ruta del odio en Libertad Digital

Las claves del terrorismo. Reseña de Pío Moa de La ruta del odio en Libertad Digital

España es uno de los países más afectados por el terrorismo, y sin embargo los estudios y análisis sobre el mismo han sido pocos y en general romos o mediatizados por ideologías diversas. Con lo que la opinión pública sabe poco del fenómeno, y aun ese poco, distorsionado. Por eso es muy de agradecer el libro de Fernando J. Vaquero Oroquieta La ruta del odio, 100 respuestas claves sobre el terrorismo. 

 

En efecto, a través de cien preguntas que se hace o puede hacer cualquier persona preocupada por el fenómeno, Vaquero va desgranando unas respuestas casi siempre claras y convincentes.

 

Las cuestiones pasan de lo más general a lo más particular, y a la explicación de diversos tipos actuales de terrorismo: cuándo nace este modo de actuar, cómo evoluciona, a qué se debe; su relación con ideologías totalitarias, con los nihilismos y el anarquismo del siglo XIX, con la religión, con el marxismo, con los nacionalismos... Finalmente, aborda sus rasgos en España y en lo que suele llamarse, un poco a la ligera, "mundo globalizado". Sobre todo lo cual ofrece abundantes datos, algunos poco conocidos. Solo esta panoplia de cuestiones ya indica el interés de esta contribución valiosa al análisis de unas formas de violencia política características de la modernidad, es decir, de un mundo poco religioso (el yihadismo merece análisis aparte), pragmático, con gran incidencia de los medios de información y opinión, tendencias democráticas y al mismo tiempo una faceta nihilista.

 

El terrorismo en Occidente viene estrechamente ligado a la propaganda, y en ello consiste su racionalidad. La idea extendida de que los terroristas son psicópatas o idiotas (aunque los hay, como en los propios gobiernos) solo revela simpleza. Ello sin olvidar, desde luego, la amplia difusión de patologías psíquicas y opiniones disparatadas, como podemos constatar fácilmente en internet, donde corren las más alucinadas concepciones de la historia, de la realidad, de la política o de la economía. Ideas que son muy a menudo productos de descomposición del marxismo, que crean en el individuo una mezcla explosiva de esperanzas exaltadas de redención, justicia o felicidad en la tierra... y una frustración simétrica cuando las considera incumplidas, de lo cual acusa apasionadamente a algún culpable general: el capitalismo, el "sistema", el imperialismo, el cristianismo, un gobierno determinado, unas fuerzas oscuras y ocultas que manejarían el mundo para impedir una realización humana tan plena como confusa, según la concibe el frustrado. De ahí una especie de histeria que llega a hacerse masiva y servir de vivero a grupos terroristas. Y no necesariamente, como podría ocurrir ahora con los indignados, en momentos de crisis económica: las movilizaciones juveniles de los prósperos años 60 originaron, precisamente, numerosos grupos terroristas en Europa, Usa y Japón, sin contar el terrorismo palestino, entonces laico y no yihadista.

 

Dejando aparte el islámico, al que se dedica bastante espacio pero que no trataré aquí, el terrorismo en Occidente va estrechamente ligado a dos rasgos característicos de nuestra época: la expansión, desde el siglo XIX, de la sociedad de la propaganda y la información, por un lado, y de un relativismo moral y político que crea la impresión de que cualquier opción puede ser tan legítima como cualquier otra, por otro. Cuando un grupo de personas cree en una opción determinada que choca con la corriente dominante, se encuentra a menudo sin posibilidad de expresarse, o con una expresión sin efecto social. Una salida racional, aun si arriesgada, consiste en recurrir al atentado para obligar a los medios de masas a ocuparse de esa opción. Esta clase de terrorismo se define como "propaganda por la acción", más específicamente por la acción sangrienta, que llega a tener un éxito extraordinario cuando logra engarzar con corrientes políticas más fuertes, aun si no directamente terroristas y de objetivos más o menos afines.

 

Cuando el estado se muestra débil o incapaz ante el ataque, el terrorismo pasa de medio de propaganda a medio de corrosión y derrumbe del propio estado.

 

El caso de la ETA en España es modélico: su racionalidad se ha demostrado muy eficaz para ella, hasta condicionar la evolución política del país de modo extraordinario, y hoy más que nunca. Ello se debe al amplio círculo de simpatías, colaboraciones parciales y deslealtades hacia España y la democracia por parte de muchas de las principales fuerzas del país, que veían en los asesinatos etarras un instrumento útil (recoger las nueces, dijo un famoso delincuente). Creo que el autor del libro queda a medias en este aspecto. Así, atribuye el considerable arraigo popular alcanzado por la ETA a un nacionalismo fuerte y preexistente (basta leer a los fundadores del grupo para entender que su problema era el contrario), o a "debilidad o falta de perspicacia de otros actores políticos", como el PNV. Este partido ha sido uno de los mayores colaboradores de la ETA, no porque se identificase con ella (salvo en el plano separatista), sino porque extraía ventajas políticas directas o indirectas de sus crímenes. También señala Vaquero como causa "un Estado en buena medida inhibido", pero no explica las razones de tan sospechosa inhibición, de las que algo he tratado en La transición de cristal.

 

Con alguna salvedad como esta, nos encontramos con un libro claro, informativo y analítico, una verdadera contribución a la comprensión de un fenómeno tan grave e influyente como mal comprendido.

 

FERNANDO JOSÉ VAQUERO OROQUIETA: LA RUTA DEL ODIO. Sepha, 2011, 429. Prólogo de ANTONIO BERISTAIN.

 

Pío Moa

Suplemento Libros

21/10/11

http://libros.libertaddigital.com/las-claves-del-terrorismo-1276239486.html

Dossier informativo actualizado del libro "La ruta del odio"

Dossier informativo actualizado del libro "La ruta del odio"

Sinopsis del libro

 

La existencia del terrorismo suscita muchas preguntas en la sociedad actual. Este libro responde a las 100 incógnitas más importantes, pretendiendo responder con sencillez y claridad; desde la lógica, el sentido común y las informaciones contrastadas. Y todo ello, con los ojos, la cabeza y el corazón puestos en la situación española en su encrucijada actual.

Una de las conclusiones del libro, a la que pronto llegará el lector, es la siguiente: el terrorismo moderno nace en el siglo XIX alimentado por el nihilismo/anarquismo, el nacionalismo extremo y el marxismo revolucionario. Ya en el siglo XX alcanzará categoría de «ciencia» de la mano del marxismo-leninismo. Por último, y gracias a la globalización, su alcance se ha hecho universal; circunstancia que augura que la imagen de Osama Bin Laden y la amenaza del yihadismo, junto a otras expresiones terroristas, sin duda, nos acompañarán durante muchos años.

 

 

Datos

 

La Ruta del Odio. 100 respuestas claves sobre el terrorismo
Precio: 22.00 €

Autor: Fernando José Vaquero Oroquieta
ISBN: 978-84-96764-90-3

Páginas: 429

http://www.editorialsepha.com/n/len/0/prd/367/la-ruta-del-odio

 

 

Contenidos

 

http://foroelsalvador.blogia.com/2011/031502-contenido-de-la-ruta-del-odio-.php

 

 

El autor

Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra, ha cursado estudios de Criminología en la Universidad del País Vasco. Es coautor del libro La tregua de ETA: mentiras, tópicos, esperanzas y propuestas (dirigido por José Luis Orella Martínez, prólogo de Fernando García de Cortázar, Grafite Ediciones, Baracaldo, 2006). Ha participado, como fundador o socio, en diversas entidades culturales.

Como articulista y autor de numerosos ensayos, es miembro del consejo de redacción de la revista electrónica Arbil y colaborador de DiarioLiberal.com y ReligionEnLibertad.com; habiendo participado asiduamente en Páginas para el mes, tanto en su versión impresa, como en la digital inicial. Ha sido crítico de libros en la Revista de Historia Contemporánea Aportes y Elsemanaldigital.com. Ha participado como ponente en diversas conferencias, mesas redondas y cursillos de formación, celebrados en diversas ciudades españolas. Su página web es:  http://cronicasnavarras.blogia.com

 

 

Por qué La Ruta del Odio. 100 respuestas claves sobre el terrorismo

 

http://www.paginasdigital.es/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=2239&te=&idage=&vap=0&codrel=1142

 

 

Entrevistas televisivas

 

* Popular TV Navarra, 17/03/11

http://www.youtube.com/watch?v=1Slxp_lyZNI

 

* Periodista Digital, 30/03/11.

http://www.periodistadigital.com/politica/justicia/2011/03/31/vaquero-oroquieta-ruta-del-odio-sepha-terrorismo.shtml

 

* Entrevista en Canal 6 Navarra, 19/04/11.

 

 

Entrevistas radiofónicas

 

* Onda Cero Palencia. 14/04/11.

 

* Es.Radio, “Por tierra, mar y aire”, 24/04/11.

http://fonoteca.esradio.fm/2011-04-24/por-tierra-mar-y-aire-terrorismo-y-costa-de-marfil-26968.html

 

* Intereconomía Huesca. 30/04/11.

 

 

Entrevistas escritas

 

* Análisis Digital, por Manuel Morillo, 13/03/11.

http://www.analisisdigital.com/Noticias/Noticia.asp?id=52243&idNodo=-7

 

* Diario de Navarra, por Marcos Sánchez. 10/04/11.

http://www.diariodenavarra.es/noticias/navarra/mas_navarra/hay_que_exigir_eta_que_pida_perdon.html

 

* Religión en Libertad, 07/05/11.

http://www.religionenlibertad.com/articulo_imprimir.asp?idarticulo=15172

 

*  DiarioYa.es,13/12/11.

http://www.diarioya.es/content/los-terroristas-y-sus-amigos-se-sienten-estimulados-por-los-logros-propios-y-premiados-por-l

 

*  Diario La Cámara, 29/12/11.

http://www.diariolacamara.com/2011/12/entrevistas-la-camara-fernando-jose_29.html

 

 

Reseñas del libro

 

* Elsemanaldigital.com, 5/03/11 por Pascual Tamburri.

http://www.elsemanaldigital.com/terrorismo-nace-de-la-izquierda-y-crece-con-nacionalismo-e-integrismo-113253.htm

 

* Dignidad Digital, 8/03/11, por Francisco Díaz de Otazu Güerri. http://www.dignidaddigital.com/?p=verNoticia&idNoticia=7799

 

* Forum Libertas, 10/03/11, por José Luis Orella Martínez.

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=19503&id_seccion=13

 

* Hechos de Hoy, 9/03/11, por José Luis Barceló.

http://www.hechosdehoy.com/articulo.asp?idarticulo=6733&cod_aut=a12dcw21ag6ffd

 

* Diario Liberal, 5/04/11, por Milagrosa Romero Samper.

http://www.diarioliberal.com/DL_opinion6.htm

 

* Alfa & Omega

http://www.alfayomega.es/Revista/2011/738/14_libros.php

 

* Razón Española, número 167, mayo-junio 2011, págs. 372 a 375.

http://latreguadeeta.blogia.com/2011/060701--la-ruta-del-odio-resenado-por-gregorio-paz-en-el-numero-167-de-la-revista-de-pe.php

 

* Infocatólica.com, 7 de julio de 2011, por Eleuterio Fernández Guzmán.

http://infocatolica.com/blog/meradefensa.php/1107071218-un-libro-aleccionador-lemgla

 

* Canal Social, 17 de julio de 2011, por María Hens.

http://www.canalsocial.net/secciones/libros/ficha_libro.asp?ID=3108&titulo=La%20ruta%20del%20odio.%20100%20respuestas%20claves%20sobre%20el%20terrorismo

 

* Libertad Digital, 20 de octubre de 2011, por Pío Moa.

http://libros.libertaddigital.com/las-claves-del-terrorismo-1276239486.html

 

* ElPeríodicoDeAquí.com, 11/12/11.

http://www.elperiodicodeaqui.com/noticias/la-ruta-odio-100-respuestas-claves-sobre-terrorismo/12514

 

*  ElLibrePensador.com, 12/12/11.

http://www.ellibrepensador.com/2011/12/12/la-ruta-del-odio-100-respuestas-claves-sobre-el-terrorismo/

 

*  Anika entre libro, por Raúl Borondo, 30/12/11.

http://www.libros2.ciberanika.com/desktopdefault.aspx?pagina=~/letras/v/P07714.ascx

 

 

Especial La ruta del odio en revista digital Arbil, Nº 125, marzo de 2011

 

http://www.arbil.org/arbil125.htm

 

 

Presentaciones públicas

 

* Zaragoza. 30/03/11. Con José Marco Jalle, Vicepresidente nacional de la Asociación de Víctimas del Terrorismo; Francisco Mata Rivas, Abogado y Académico de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

http://www.diarioya.es/content/tolerancia-cero-ante-cualquier-partido-que-cobije-a-terroristas

 

Boletín ACdP. Nº 1146, página 17. Julio-agosto 2011

 

* Palencia. 17/04/11. Con María Olvido del Valle Barrios, Delegada provincial de la Asociación de Víctimas del Terrorismo; Inma Castilla de Cortázar, Presidenta del Foro Ermua, Decana de Medicina, Universidad San Pablo – CEU, Madrid

http://www.aragonliberal.es/noticias/noticia.asp?notid=48599&menu=6

 

* Madrid. 27/04/11. Con Inma Castilla de Cortázar, Presidenta del Foro Ermua, Decana de Medicina, Universidad San Pablo - CEU, Madrid; José Luis Orella, Profesor de Historia de la Universidad San Pablo – CEU, Madrid.

http://cronicasnavarras.blogia.com/2011/041802-presentacion-en-madrid-de-la-ruta-del-odio.-100-respuestas-claves-sobre-el-terro.php

 

* Pamplona. 24/05/11. Con Pascual Tamburri, historiador, analista de Elsemanaldigital.com;  Inma Castilla de Cortázar, Presidenta del Foro Ermua, Decana de Medicina, Universidad San Pablo - CEU, Madrid; Salvador Ulayar, colaborador de Voces contra el Terrorismo.

http://www.diariodenavarra.es/noticias/navarra/mas_navarra/ruta_del_odio_100_respuestas_claves_sobre_terrorismo_presentado_pamplona.html

 

http://www.revistahuellas.org/default.asp?id=418

 

http://elirrintzi.blogspot.com/2011/05/terrorismo-en-el-mundo-y-terrorismo-de.html

 

 

Señalamiento y polémica desde Gara

 

http://www.gara.net/paperezkoa/20110912/290248/es/Secta-catolica-cima-educacion-navarra

http://www.gara.net/paperezkoa/20110913/290497/es/El-interes-comunion-liberacion-para-controlar-ensenanza-navarra

http://www.editorialsepha.com/n/len/0/ent/516/gara-senala-a-autor-de-sepha

http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/los-proetarras-acosan-dilema-de-la-eta-los-responsables-de-la-ruina-recompensados-10313/

http://www.editorialsepha.com/n/len/0/ent/518/pio-moa-se-hace-eco-del-acoso-de-gara

http://infocatolica.com/blog/meradefensa.php/1109221209-a-lemgcomunion-y-liberacionl

 

 

Otras polémicas

 

http://www.hispanidad.com/Breves/gmez-bermdez-sobre-el-11-m-hay-cosas-tan-graves-que-es-mejor-que-no-s-20111213-147006.html

 

 

Criteria Club

 

* Así lo recoge Editorial SEPHA:

Editorial Sepha ha entrado en Criteria Club de lectores de la mano del libro La ruta del odio. Criteria Club es un prestigioso club de lectura donde seleccionan sus títulos en función de unos criterios propios sobre la calidad y el mensaje de los libros, siempre basados en la tradición, la educación y el respeto religioso.

http://www.criteriaclub.com/la-ruta-del-odio-fernando-josé-vaquero-oroquieta.cr.html

 

 

Hazte Oír

 

* La plataforma de participación ciudadana Hazte Oír se hizo eco de la presentación en Madrid del libro. Link:

http://www.hazteoir.org/evento/38066-presentacion-en-madrid-libro-ruta-odio-100-respuestas-claves-terrorismo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

“La ruta del odio” reseñado por Gregorio Paz en el número 167 de la revista de pensamiento Razón Española, páginas 372 a 375.

“La ruta del odio”  reseñado por Gregorio Paz en el número 167 de la revista de pensamiento Razón Española,   páginas 372 a 375.

Razón Española, fundada y dirigida por el político, pensador y diplomático, fallecido en 2002, Gonzalo Fernández de la Mora, es editada por la Fundación Balmes cuya finalidad «es contribuir -en palabras del citado- al desarrollo de una concepción del mundo: el humanismo, que es la sustancia racional de la filosofía cristiana». Su objetivo «no es pragmático, sino teórico; no es inmediato, sino mediato; no es político, sino dialéctico».

Con la revista no se trataba de actuar en política, ni ser portavoz de nadie, sino de pensar con independencia de los partidos contendientes en la arena política española. La revista pretende «ser el hogar espiritual y el portavoz de los intelectuales españoles que comparten una concepción humanista del mundo... Se trata de estimularlos a una solidaria tensión creadora». Así, la revista no se ciñe a patrones previos de ortodoxias eclesiales o partidistas, ni tiene vinculaciones directas o indirectas con ninguna entidad financiera o empresarial, ni con organización sindical o patronal.

Su único criterio es la razón, pensar ideas rigurosas en busca de la verdad, impedir la politización de la inteligencia que corrompe y que hace que las ideas degeneren en ideologías, ya que «la instrumentalización política de la inteligencia aliena el pensamiento y frena el avance de la razón».

Entendía Fernández de la Mora que la significación de Razón Española era «pura y simplemente, que los intelectuales españoles que comparten una concepción humanista del mundo se reúnen para pensar». Frente a un humanismo español inhibido, doctrinalmente desarmado, carente de medios de expresión, «Razón Española aspira a rectificar -en palabras de Gonzalo Fernández de la Mora- la estrategia dialéctica del humanismo en nuestro país...» ya que «no es la retórica oportunista y falaz -seguía diciendo el filósofo razonalista-, sino la verdad experimental y racional la que nos hará libres».

 

Reseña:

 

VAQUERO OROQUIETA, Fernando José: La Ruta del Odio. 100 respuestas claves sobre el terrorismo, Sepha, Málaga, 2011. 429 págs.

 

Anualmente, el mercado editorial propone al lector español una media de 20 títulos relacionados con el fenómeno lacerante del terrorismo. Desde novelas trepidantes, pasando por amenos reportajes periodísticos, hasta sesudos ensayos especializados de intelectuales de prestigio.

Entonces, ¿qué puede aportar un nuevo título, elaborado en esta ocasión por un escritor prácticamente desconocido?

Analizando esa marea, importante sin duda, de textos, pueden observarse algunas características comunes:

  1. Participan del discurso “políticamente correcto”; especialmente cuando afirman que el terrorismo está indisolublemente asociado a las religiones. E ignoran, por lo común, las auténticas matrices ideológicas que lo nutren y las complicidades subsiguientes.
  2. Se hace abstracción del protagonista absoluto de esta lacra, bien como víctima, bien como agresor: la persona con sus exigencias de verdad, belleza y sentido; fruto de naturaleza y cultura.
  3. Tienden a desvincular al terrorismo de la realidad social, individual y colectiva del mundo de hoy; como si fuera obra, ante todo, de seres tarados, psicópatas, peligrosos frikis de los extremismos de todos los signos. Eludiendo, así, el cómo personas que afirman luchar en nombre de una utopía redentora de lo humano, cometen los crímenes más execrables, en contundente contradicción con lo que presuntamente les mueve.

La Ruta del Odio. 100 respuestas claves sobre el terrorismo pretende proporcionar desde la experiencia personal del autor (un navarro comprometido con el movimiento cívico y funcionario de prisiones), y desde la reflexión teórica, una perspectiva global de esta patología social, abordando sin recato alguno esas carencias.

Y lo hace alimentado por la antropología católica y los más relevantes documentos elaborados por la Iglesia local en los últimos años: la Instrucción de la Conferencia Episcopal Española Valoración moral del terrorismo en España, de sus causas y de sus consecuencias, de 22 de noviembre de 2002; el libro Terrorismo y nacionalismo, de 2005, un estudio sistemático de la citada Instrucción efectuado por diez hombres y mujeres, intelectuales católicos de primera fila; y la Instrucción Pastoral, de 23 de noviembre de 2006, Orientaciones morales ante la situación de España.

Este texto, por todo ello, profundiza en una afirmación contundente: religión y terrorismo son incompatibles, proporcionando para ello argumentos teóricos y un notable anecdotario, que acreditan que esa asociación es totalmente incierta; no en vano, esas supuestas expresiones de terrorismo religioso se derivan del carisma de personalidades enfermizas situadas en la periferia de algunas confesiones religiosas que las han desautorizado y que, en última instancia, no son sino coartada pseudoideológica de sus desvaríos (Davidianos exadventistas, sincretismo orientalista de Verdad Suprema, etc.). Por el contrario, analiza su relación con los totalitarismos (también presentes, paradójicamente, en un Occidente tan liberal, tolerante y progresista) y los tan incisivos y diversos  nihilismos.

En este contexto también se nutre del texto de Luigi Giussani El sentido religioso, quien puede explicarnos cómo las exigencias del corazón son ignoradas, violentadas o sublimadas, en aras de proyectos ideológicos y vitales contrarios a la naturaleza del ser humano. Como también explica que no pocos terroristas hayan recorrido el camino contrario, reconociendo sus errores merced, más que a otra causa, a encuentros personales rehumanizadores.

Y, para enganchar esta triste realidad con la vida de nuestro mundo, este texto responde, no pocas veces desde una perspectiva “políticamente incorrectas” a cuestiones tan acuciantes como la salud moral de individuos, sociedad y clase política; la globalización; la guerra ABQ y nuclear; el reto del islamismo radical; la crisis de la identidad occidental; la propuesta cristiana. Todo ello mediante la fórmula, de singular fortuna en España, de un catecismo muy particular que engarza con esa particular tradición.

Una de las conclusiones del libro, a la que pronto llegará el lector, es la siguiente: el terrorismo moderno, gestado en el Estado de la Revolución Francesa, nace en el siglo XIX alimentado por el nihilismo/anarquismo, el nacionalismo extremo y el marxismo revolucionario. Ya en el siglo XX alcanzará categoría de «ciencia» de la mano del marxismo-leninismo. Por último, y gracias a la globalización, su alcance se ha hecho universal; circunstancia que augura que la imagen de Osama Ben Laden y la amenaza del yihadismo, junto a otras expresiones terroristas, sin duda, nos acompañarán durante muchos años.

Destacaremos, por último, que el texto complementa su extenso y multidisciplinar estudio con diversos anexos: 100 webs temáticas, 100 organizaciones terroristas, 100 títulos fundamentales, 100 atentados especialmente trascendentes… Y con un prólogo póstumo de quien fuera Maestro y amigo del autor, el fundador del Instituto Vasco de Criminología Antonio Beristain Ipiña, jesuita impulsor también de la victimología.

Fernando Vaquero es licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra, habiendo cursado estudios de Criminología en la Universidad del País Vasco. Es coautor del libro La tregua de ETA: mentiras, tópicos, esperanzas y propuestas (dirigido por José Luis Orella Martínez, prólogo de Fernando García de Cortázar, Grafite Ediciones, Baracaldo, 2006). Ha participado, como fundador o socio, en diversas entidades culturales. Como articulista y autor de numerosos ensayos, es miembro del consejo de redacción de la revista electrónica Arbil y colaborador de Religión en Libertad; habiendo participado asiduamente en Páginas para el mes, tanto en su versión impresa, como en la digital inicial. Ha sido crítico de libros en la Revista de Historia Contemporánea Aportes y Elsemanaldigital.com. Ha participado como ponente en conferencias, mesas redondas y cursillos de formación, celebrados en diversas ciudades españolas.

Con tales armas y bagajes, el lector podrá verificar si este libro responde a tan ambiciosas expectativas.

Si gana ETA, pierde la democracia

Si gana ETA, pierde la democracia

El martes 24 de mayo de 2001 se desarrolló en Pamplona la primera de las jornadas “Sociedad libre y terrorismo” organizadas por la Fundación sociocultural Leyre.

 

Así, fue presentado en público el libro La ruta del odio. 100 respuestas claves sobre el terrorismo, de Fernando Vaquero Oroquieta.

 

La presentación de los ponentes corrió a cargo de D. Pascual Tamburri, historiador, redactor de Elsemanaldigital.com, por parte de la Fundación Leyre.

 

Inició el turno de intervenciones Dª. Inma Castilla de Cortázar, presidenta del Foro Ermua y Decana de Medicina de la Universidad CEU – San Pablo de Madrid.

Denunció, en primer lugar, la escandalosa negociación que el Gobierno está manteniendo con ETA, cuyo precio es desconocido. Prueba de ello es cómo el Tribunal Constitucional, de naturaleza eminentemente política, ha dado paso a la expresión política de ETA, BILDU.

Tras repasar la tortuosa reciente historia de la lucha antiterrorista, afirmó que si ETA ha sobrevivido lo ha sido por haber disfrutado, globalmente considerado este periodo, de una casi absoluta impunidad.

ETA-BILDU, aseguró, “están deslegitimados, pues persiguen sus objetivos de siempre, por los que han asesinado y extorsionado a toda la sociedad española: ellos no se han movido”. Y, ante el cortoplacismo de los políticos, es la ciudadanía la que de nuevo tendrá que movilizarse. “Es un problema político, que no partidista”, aseguró. “Si ETA gana, se acabó la democracia”, concluyó.

 

Le siguió D. Salvador Ulayar, victima del terrorismo y colaborador de Voces Contra el Terrorismo.

Partió de una convicción personal: “Hay batallas morales que hay que dar. Por eso estoy en esta mesa”. Y más cuando se ha retrocedido 15 años en la lucha antiterrorista.

Denunció falsos tópicos, tales como que los terroristas están locos, o que esto no se acaba por que no lo quieren los políticos. Tales excusas son el fruto de la pereza intelectual o de una cobardía moral.

Comparte la afirmación insistente del libro presentado en el sentido de que hay ideologías que sustentan a los terroristas. No se trata de un fácil modus vivendi, sino de una opción de rentabilidad política por la que están dispuestos a asesinar y a sufrir para ello.

Denunció la pretensión de que se olvide el pasado: un tiempo reciente en el que “asesinaron y atentaron no sólo contra las víctimas directas e indirectas, sino contra toda la nación española”.

“Quieren enterrar a los muertos, pero no se puede enterrar el pasado”. Y el presidente José Luis Rodríguez Zapatero quiere que les salga gratis a los terroristas. Por ellos, “las víctimas quieren justicia política”, según la fórmula de Aurelio Arteta, pues han perpetrado delitos políticos contra toda la sociedad, destrozando la convivencia y tantos otros bienes públicos.

Tras manifestarse en contra de una culpabilización de las víctimas, lo que sucede a su juicio cuando se les plantea que perdonen a los terroristas, pidió que se les proteja de una carga que no les corresponde.

En el contexto actual, de retroceso en la lucha antiterrorista, hizo propia la afirmación de Primo Levi: “Siempre nos quedará la libertad de no dar nuestro consentimiento”.

Por último, explicó que “pedir justicia no es querer venganza. Las víctimas no se han tomado nunca la justicia por su mano. Pero pretender destrozar a ETA desde la legalidad democrática es tratar de destrozar al odio y al terror”.

 

Fernando Vaquero, autor del texto, en su larga exposición, afirmó que “el terrorista se transforma en una especie de zombi, cuya afectividad y todos sus procesos humanos son distorsionados por el virus de la utopía; lo que deriva en la destrucción del “otro”, ya sea entendido como enemigo de clase, de la construcción nacional, de la raza elegida… ciertamente, en ese recorrido deberá experimentar varias etapas y desarrollar varios mecanismos psicológicos: la transferencia de la responsabilidad de sus crímenes al líder o al objetivo final de su utopía; las deshumanización o extrema cosificación de las víctimas; y la transferencia de culpabilidad a la propia víctima. En todo ese proceso juega un papel decisivo la manipulación del lenguaje”.

Aseguró que muchos análisis sobre el terrorismo “evitan tocar un tema tabú: las complicidades ideológicas, intelectuales y políticas con el terrorismo. Sea como justificación ideológica (son unos chicos un poco equivocados, pero son nuestros chicos; como persiguen objetivos políticos, habrá que escucharlos); sea en permisividad por cobardía y cortoplacismo; ya por instrumentalización (unos mueven el árbol y otros recogen las nueces).

Concluyó asegurando que “la respuesta de una sociedad y de un Estado al terrorismo es termómetro de su salud colectiva, expresión muy concreta de sus valores morales. Aunque según los estudios demoscópicos ya no constituya una de las preocupaciones más acuciantes de los ciudadanos -¡qué corta memoria la nuestra!- esa respuesta cuestiona las bases de nuestra convivencia: coloca en la lupa del análisis y de la movilización, la textura y consistencia de la vida en común y de nuestra viveza humana”. Por ello, “desde la esperanza en el cambio personal y colectivo, no hay otra salida que la resistencia. No hay atajos. Apoyo y escucha de las víctimas; fortalecimiento de la moral ciudadana; combate cultural; reconstrucción constante del movimiento cívico;  interpelación y vigilancia de los políticos; denuncia de los atropellos y desenmascaramiento de las coartadas ideológicas de terroristas, cómplices y oportunistas; lucha legal; trabajo doctrinal...”.

 

A su intervención siguió un largo y denso debate, en el que se expusieron experiencias personales, reflexiones políticas y análisis electorales.

 

La próxima sesión de las jornadas tendría el miércoles 25 de mayo en el Hotel Tres Reyes, Salón Cristina (Jardines de la Taconera, 1) de Pamplona.

Bajo el título de “La actual negociación con ETA”, Dª. Inma Castilla de Cortázar, presidenta del Foro Ermua y Decana de Medicina de la Universidad CEU – San Pablo de Madrid disertó al respecto, previa presentación a cargo de D. José Manuel Ayesa. Expresidente de la Confederación de Empresarios de Navarra y Vicepresidente Foro Ermua.

 

http://www.revistahuellas.org/default.asp?id=418

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

«El terrorista se transforma en un zombi infectado por una ideología totalitaria», dice Vaquero

«El terrorista se transforma en un zombi infectado por una ideología totalitaria», dice Vaquero

«La religión es la antítesis del terrorismo». Ésta es una de las afirmaciones para entender el fenómeno del terrorismo según su autor.

 Actualizado 7 mayo 2011 - 7:18

Koldo Goñi/ReL

 

Colaborador de ReL, el pamplonés Fernando Vaquero Oroquieta desmenuza el terrorismo, en un libro ameno y didáctico titulado La ruta del odio. 100 respuestas clave sobre el terrorismo.

 

Dotado de la coherencia interna que proporciona su cosmovisión cristiana, puede abrirse por cualquiera de sus 100 respuestas disfrutándose con su lectura. Y no elude cuestiones espinosas, como la tan manida vinculación de religiones/terrorismo.

- ¿Es el terrorismo una consecuencia de las religiones?
- No, al contrario: la religión es la antítesis del terrorismo. Las exigencias de verdad, belleza y sentido que caracterizan al corazón del hombre, en toda sociedad y época, únicamente encuentran su justa correspondencia con la propuesta religiosa. El terrorismo violenta en grado extremo ese corazón, negando desde una ideología totalitaria, con su desprecio absoluto de los derechos humanos, esas exigencias. Así, el terrorista se transforma en una especie de zombi, cuya afectividad y todos sus procesos humanos son distorsionados por el virus de la utopía; lo que deriva en la destrucción del “otro”, ya sea entendido como enemigo de clase, de la construcción nacional, de la raza elegida…

- Sin embargo, es lo que se afirma desde buena parte de los medios de comunicación…
- Y desde las cátedras, etc. No podía ser de otra manera, pues ello forma parte de lo “políticamente correcto”. Pero lo que puede sorprender a muchos es que, aquí, confluyen dos concepciones ideológicas aparentemente contradictorias. Por un lado, desde el pensamiento progresista e hipercrítico hoy dominante, se pretende eliminar la religión, especialmente la católica, al concebirse como obstáculo del supuesto desarrollo infinito de la ciencia. Y por otro, desde presupuestos antagónicos, por ejemplo los de de la “Nueva Derecha” pagana, se asegura que el cristianismo, al ser un igualitarismo fruto del monoteísmo según afirman, no respetaría otras identidades que no fueran la propia: así la violencia en todas sus formas anidaría en el cristianismo; también la terrorista. Una coincidencia, ciertamente sorprendente. En última instancia se pretende sacrificar a la religión en aras de un proyecto ideológico utópico e inalcanzable: ya sea un optimismo cientificista, ya el retorno a una comunidad pre-cristiana.

- Pero, si hoy día todo es relativo, si todo puede discutirse, si las viejas ideas se han derrumbado, ¿no es la religión enemiga del diálogo y de la tolerancia?
- Me remito a la realidad. Si alguien ha destacado por su capacidad de diálogo con otras identidades culturales -y con los hombres concretos de nuestro tiempo- han sido Juan Pablo II y Benedicto XVI. Únicamente desde la conciencia de una identidad cultural y el amor al destino de los demás puede dialogarse, si lo que se pretende es construir y no meramente parlotear. Hoy día se habla mucho y se escucha muy poco; pues la mayoría de interlocutores creen saber todas las respuestas. El relativismo es enemigo del diálogo. De hecho, un relativismo extremo, el del nihilismo ruso de finales del siglo XIX, configuró el terrorismo moderno en todas sus dimensiones; si bien sería el marxismo-leninismo el que le dotó con su carácter de presunta “ciencia”.

- ¿No podría interpretarse que, dadas sus creencias personales, el juicio que emite en su libro sobre el papel de la Iglesia católica es muy benevolente?
- ¿Lo dice por mis parcas referencias a la actitud de algunos obispos vascos? Pero, ¿no olvida usted que la inmensa mayoría de víctimas del terrorismo, en España, han sido y son católicas? No me corresponde desmentir ni justificar el dañino ejercicio de “equidistancia moral” que han practicado algunos. Pero la realidad es incuestionable: la Iglesia católica ha sido y es refugio de las víctimas en todo el mundo. Hay que ser claros: ni ETA nació en un Seminario, ni la Revolución francesa fue una explosión de amor universal. Es más, en el segundo caso se perpetraron el primer terrorismo de Estado y el primer genocidio moderno. Son tantos los tópicos circulantes, casi nunca cuestionados, que entorpecen cualquier debate serio.

- Usted insiste en desvincular religión y terrorismo. Sin embargo, el nuevo terrorismo se presenta teñido de religiosidad. Me refiero al islamismo…
- El islamismo es un intento legítimo de reforma religiosa mirando a los orígenes. No podemos identificar automáticamente islamismo con yihadismo terrorista. En el libro reservo al tema no menos de su décima parte: es injusto e incorrecto liquidar el tema con un par de tópicos al uso; sean del color que sean. Permítame una breve lectura: «Una interpretación del Islam que considere como su núcleo la entrega a Dios está reñida con una interpretación político-revolucionaria, en la cual la cuestión religiosa se convierte en parte de un chauvinismo cultural y con ello se subordina a lo político». Lo dijo Hassan II y lo recogió Joseph Ratzinger, hoy Benedicto XVI, en Una mirada a Europa, ya en 1993.

- Entonces, grupos como Verdad Suprema, Naciones Arias, los davidianos de Waco, Kach… ¿no eran, acaso, grupos religiosos?
- Esgrimían, entre otras muchas y de manera totalmente caprichosa, algunas ideas de origen religioso. Pero, ante todo, eran patologías sociales: grupos de marginados agrupados por personalidades carismáticas, pero manipuladoras sin escrúpulos y enfermas de su propio ego, en los que se mezclaban ingredientes muy variados. Ideas apocalípticas, liderazgos sectarios, prácticas sexuales atípicas, gusto desmedido por las armas… En realidad se presentaban como la exacerbación de tendencias muy “modernas”; pero totalmente contrarias a las prácticas religiosas tradicionales. En cualquier caso hay que hilar muy fino con estas cuestiones; lo que no suele hacerse. En tiempos en los que la confusión impera por doquier, es necesario un esfuerzo de clarificación. Por ello escribí, entre otros motivos, este libro. Me gusta debatir. Pero la descalificación, previa colocación de etiquetas, es lo que predomina en el horizonte actual. Que por nosotros no sea.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres