Blogia
Crónicas navarras de Fernando José Vaquero Oroquieta

De cómo Laura Gallego desenmascara a La Emperatriz de los Etéreos. Literatura fantástica al servicio de la hegemonía cultural.

De cómo Laura Gallego desenmascara a La Emperatriz de los Etéreos. Literatura fantástica al servicio de la hegemonía cultural.

 

La más reciente novela de la escritora española Laura Gallego, ¿es una simple muestra de literatura fantástica, o, por el contrario, alberga ciertas pretensiones y “adherencias” ideológicas? ¿Cuáles son sus claves culturales?

 

Dirigido al público adolescente y juvenil, y claro exponente de la exitosa literatura fantástica, ha sido uno de los libros más regalados en estas pasadas fiestas navideñas. Laura Gallego, la gran escritora española de este género literario, especialmente reconocida por sus seguidores por la trilogía Memorias de Idhún, nos ofrece con La emperatriz de los Etéreos (Alfaguara, Madrid, 2007, 312 páginas, 15´95 €) un atractivo relato, lineal en su trama, ágil en su redacción, cautivador con sus propuestas… y un tanto cargado de algunas de las referencias más características de la poliédrica New Age. Veámoslo.

 

La propia Laura Gallego presenta su narración, en http://www.laemperatrizdelosetereos.es/, de la siguiente manera:

 

«Es la historia de un muchacho, Aer, cuyo único deseo es encontrar el poblado de la mítica Emperatriz del Reino Etéreo, para lo cual dará la espalda a todo cuanto conoce y se embarcará en un viaje casi suicida, a través de un mundo helado y hostil que parece incapaz de albergar un solo rincón amable.

 

Y es la historia de Bipa, una chica sensata y pragmática que solo ve en los sueños de Aer una gran locura que lo conducirá irremediablemente a la muerte. Por esto razón, también ella partirá en un viaje, en busca de su amigo Aer, con la esperanza de alcanzarlo, hacerle entrar en razón y llevarlo de vuelta a casa antes de que sea demasiado tarde.

 

A través del mundo regido por la enigmática Emperatriz, Bipa y Aer, cada uno por su lado, viajarán en busca de lo que más desean. Pero... ¿seguro que lo que más desean es lo mejor paro ellos?

 

(...) Es una historia acerca de los sueños. Aer sueño con un mundo mejor. Bipa sueña con un hogar, con una vida tranquila junto a sus seres queridos. ¿Es mejor ser etéreo o ser opaco? ¿Es mejor buscar nuevos horizontes o mirar alrededor? Son dos maneras de ver la vida -la de los opacos, la de los etéreos- que parecen condenados a no entenderse. Sin embargo, más allá de los Montes de Hielo, más allá de la Ciudad de Cristal, al otro lado del Mar de los Líquidos, el brillo de una estrella azul parece ser la respuesta a todas las preguntas».

 

Bipa, la auténtica protagonista y, por ello, figura referencial de la novela, vive junto a su padre en una cueva situada en un macizo montañoso asediado por una casi perpetua tormenta de nieve que cubre un mundo casi extinguido del que se ha perdido, incluso, su memoria. Trabajadora, dotada de un marcado espíritu práctico que cultivará en todas sus dimensiones, en absoluto romántica, y tan directa como áspera en sus manifestaciones, huirá de cualquier ensoñación e ideal. Una persona “opaca” que tampoco se plantea ningún interrogante respecto a la presencia, naturaleza y consecuencias del mal en el mundo; una realidad que parece circunscribirse a una naturaleza enigmática que, por algún motivo escondido, les niega el cálido sol.

 

Por el contrario, Aer, más “etéreo”, carece de habilidades prácticas y se preocupa ante todo por llegar, un día, al inalcanzable paraíso terrenal del que hablan algunas leyendas que casi nadie cree. De este modo, Aer, aunque atractivo para otras jóvenes, es el modelo opuesto… o, acaso, complementario de Bipa.

 

Impulsada por un sentido de la responsabilidad que disimula el amor que experimenta por él, Bipa partirá en su búsqueda, transitando el mismo camino iniciático; si bien con una perspectiva completamente distinta.

 

Bipa, desbordando los límites de su chata visión de la vida, logrará rescatar a Aer. Y gracias al misterioso ópalo que le entregó Maga -la chamana líder de su comunidad- en el inicio de su aventura, conseguirá finalmente destruir la estrella azul que –realmente- agota y hiela su mundo; como también vampiriza la energía espiritual y física residual de sus deshumanizados y “etéreos” seguidores.

 

En la confrontación de esas dos visiones radicalmente distintas de la existencia, será Bipa quien triunfe, tomando el relevo de Maga en la dirección de su primitiva comunidad. Y Aer tendrá que rendirse a la evidencia de que, si bien tenía razón en su certeza de que existía algo más allá de su estrecho mundo, su vida únicamente tiene sentido junto a Bipa y entre su gente. Sus ideales únicamente eran una quimera.

 

Así, la salvación de Aer, y por extensión de todo ese helado mundo, vendrá de la mano de Bipa, quien logrará encajar en sus vidas, de modo realista, las piezas del amor, el esfuerzo, y el servicio, desenmascarando además, el falso mito que consumía las fuerzas de una humanidad sometida a los caprichos de una estrella en la que míticamente había situado la encarnación de sus falsos ideales: la inexistente Emperatriz de los Etéreos.

 

Desde el mismo inicio de la novela son constantes los guiños de la escritora a la New Age; entre ellos, el culto a “la diosa” que profesan en esa elemental y cavernaria comunidad. “La diosa” les da vida por medio del amor humano, proporcionándoles además piedras mágicas de propiedades sanadoras y reconstituyentes, según explica Maga: una anciana mujer, suprema sacerdotisa, de edad incalculable, vida sencilla, inagotable espíritu de servicio, y ciertos conocimientos esotéricos. Una profunda pincelada ecofeminista para un lienzo fantástico.

 

Resumamos: un razonable materialismo práctico, eso sí, perlado de generoso amor humano, piedras mágicas (ópalo y cuarzo) tan de moda hoy día, un mínimo y nominal culto a “la diosa”… frente a un ciego idealismo alienador. Pero, tales ingredientes, ¿no les recuerdan al ramillete de creencias de la New Age a los que dio forma, por poner un ejemplo, Dan Brown con su novela El Código Da Vinci?

 

Fue un escritor navarro, José Antonio Ullate Fabo, quien expuso magistralmente en su libro La verdad sobre el Código da Vinci (Libroslibres, Madrid, 2004), la idea central desde la que se desplegaba esa novela: una pseudoespiritualidad natural, que denominaba casualmente “culto a la diosa”, de resonancias ecofeministas y poco originales bases gnósticas; presentada como un esoterismo totalmente enfrentado al cristianismo “machista” que habría falsificado por completo al “primigenio” mensaje de Jesús.

 

Efectivamente, y volviendo a La emperatriz de los Etéreos, bien puede afirmarse que Bipa, sin la fuerza del amor que siente por Aer, nunca habría logrado rescatarlo; ni mucho menos redimir al mundo, misión que jamás llegó a plantearse. Parece dibujarse en la narración, entonces, una solución de síntesis en esa confrontación de temperamentos. Pero, analizando el desenlace a fondo, concluiremos que el reencuentro final no será fruto de una simbiosis equitativa de ideales y actitudes contrapuestas, sino del desenmascaramiento de la segunda de los opciones; unas creencias alienantes y falsas, con la consiguiente destrucción de todas sus estructuras. Será Bipa quien triunfa totalmente: una mujer natural, espontánea, que sigue sus instintos, capaz de estructurar su existencia sin necesidad de compañero ni ideal alguno, pegada a la tierra… Además de a la mencionada New Age, ¿no huele, también, al feminismo radical dominante?

 

Por todo ello, no es muy osado afirmar que el contexto cultural y mental de la novela de Laura Gallego se alimenta de algunos de ingredientes más relevantes de la novela de Dan Brown y de la cultura hegemónica ultrafeminista; eso sí, con una estructura y dimensión ajustadas al segmento lector al que está dirigida.

 

Un producto literario, en definitiva, atractivo y sugerente, que transmite múltiples sensaciones, especialmente de impregnaciones melancólicas, y, en cualquier caso, tributario de lo “espiritualmente correcto”. Un fruto cultural, para lo bueno y lo malo, de nuestro tiempo. Ecofeminismo y New Age, para jóvenes y adolescentes, cuya concepción antropológica sitúa al mal únicamente en la existencia de estructuras explotadoras, como algo ajeno al hombre, reduciendo la moral a un mecánico pragmatismo: el postmoderno “buen salvaje”. Literatura fantástica al servicio de la hegemonía cultural. Una verdadera “educación para la ciudadanía”.

 

Revista digital Arbil, Nº 115, enero de 2008

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres