Blogia
Crónicas navarras de Fernando José Vaquero Oroquieta

George Weigel. “El coraje de ser católico” (Planeta), crisis, reforma y futuro de la Iglesia.

Editorial Planeta, Barcelona, 1ª edición, marzo 2003. Traducción de Claudia Casanova. 226 páginas. George Weigel.

 

Algo está cambiando en la Iglesia católica. Después de varias décadas de predominio “progresista” en muchas de sus expresiones y estructuras eclesiales, los escándalos de abusos sexuales del clero, en Estados Unidos, han constituido, según el prestigioso comentarista George Weigel, la expresión más dolorosa de una crisis de fidelidad y de fe que puede ser ocasión para una reforma, ya en marcha, en el camino de la ortodoxia. El contenido de este libro no gustará a los españoles integrantes de la que George Weigel denomina “brigada ligera”, es decir, el amplio grupo de intelectuales, teólogos profesionales y burócratas eclesiales, que han conformado la “cultura de la disidencia” católica, marcando a la Iglesia a lo largo de más de dos décadas, instalándose en las estructuras parroquiales, diocesanas y en la propia curia vaticana.

Así, el autor del best-seller internacional Biografía de Juan Pablo II, testigo de esperanza asegura que lo que estos personajes pretenden, realmente, cuando apelan al “verdadero espíritu del Vaticano II”, como solución a los males de la Iglesia, es reducirla a una más de las confesiones liberales protestantes americanas; en una verdadera obra de autodemolición. Tal pretensión, opina el escritor, tendría directa relación con las extravagancias doctrinales y litúrgicas que vienen desconcertando a buena parte del pueblo católico desde el término del Vaticano II.

Pero no acaba ahí su crítica. Esa “cultura de la disidencia” estaría en la base de las diversas corrientes doctrinales, divulgadas en ambientes católicos, en contradicción con su tradicional ética sexual, a lo largo de esas décadas; siendo educados en las mismas la mayoría de sacerdotes implicados en los abusos sexuales denunciados en Estados Unidos a lo largo del año 2002. Una precisión importante. Esos casos, que tan amplia repercusión mediática tuvieron y que han originado este libro, han sido perpetrados, en su mayor número, por sacerdotes homosexuales hacia jóvenes y adolescentes varones. Una cuestión que conviene no perder de vista. Esas dramáticas desviaciones, junto al deficiente gobierno pastoral de una parte de los obispos norteamericanos, lo que ha quedado en evidencia con su “gestión” del problema provocando de paso una gran indignación entre los fieles católicos, constituyeron las expresiones más dolorosas de una auténtica crisis que el autor no duda  valorar como de fidelidad y de fe. Pero, a pesar de todo, no es un texto pesimista.

 Al contrario. Partiendo de los gravísimos hechos acaecidos, proporciona al lector nuevos datos que indican el inicio, ya, de una reforma esperanzadora, si bien ésta puede tardar decenios en consolidarse; a lo que se une la apasionada e ilusionante exposición de la vida auténtica de la Iglesia que realiza el autor. ¿Qué orientación tendría esa reforma que nace de la presente crisis? Sólo puede ser una, siempre según el juicio del autor: la aventura de la fidelidad al catolicismo, con la certeza de que las comunidades de convicciones ortodoxas y sin complejos son las que crecen, mientras que el “catolicismo light” mengua. Este libro, que para los católicos de hoy puede tener un papel análogo al cumplido por Informe sobre la fe, del cardenal Ratzinger y el periodista Messori, hace casi dos décadas, ¿puede interesar a un lector no católico? Sí, en la medida en que realiza un diagnóstico certero y preciso del problema, más allá de distorsiones ampliamente extendidas; y en cuanto no se puede ser indiferente al destino y papel de una Iglesia que, en tanto sea más fiel a sí misma, más espacio de libertad ofrecerá al mundo.

 

Elsemanaldigital.com Nº 73, 17/05/03

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres